miércoles, 25 de noviembre de 2009

ENCUENTRO DE ROOTS EN VALLADOLID




La Asociación Cultural Educativa La Palabra (FeCEAV) ha sido anfitriona del Encuentro de Socios del Proyecto Europeo Grundtvig “Raíces” que se ha celebrado en Valladolid (España) los días 22 al 25 de Octubre de 2009.



Hemos recibido a socios de Burdeos (Francia), Yalova y Kuthaya (Turquía), Maastrique (Holanda) y Siracusa (Italia). En total hemos sido 22 personas.




La agenda ha sido variada. Lo primero que hicimos fue visitar el Ayuntamiento de Valladolid ya que el proyecto en nuestra ciudad se lleva a cabo con los alumnos que FeCEAV tiene dentro del Programa Municipal de Educación de Personas Adultas de la ciudad. Fuimos recibidos por la Concejala de Educación , Mª Ángeles Porres, que destacó la gran importancia que da el Ayuntamiento a la Educación de Personas Adultas y también el valor que tiene la proyección europea de nuestra ciudad desde el ámbito educativo.


Las Jornadas de trabajo se desarrollaron los días 23 y 24 en el Centro Municipal de EPA siendo el principal punto del orden del día la presentación y el intercambio de los materiales y resultados elaborados hasta ahora por los distintos socios europeos.



Como ejemplo del trabajo que estamos desarrollando desde nuestro país, la Asociación Cultural Educativa La Palabra hizo una presentación de la “Historia de Vida de Irene Pollino Pocero”, alumna que cuenta su experiencia como emigrante española a Alemania en los años 60:


Estuve en Alemania, en Feldrennach, primero fue el que por entonces era mi novio, al año volvió a España para casarse conmigo y entonces fue cuando le acompañé. Trabajé a partir de los 3 meses de estar allí, antes no porque en principio no tenía papeles”.




Allí nacieron sus dos hijas:


“Estuvimos ocho años, desde 1962 a 1970, a los dos años de estar allí nació mi hija la mayor, y estuve a media jornada, trabajando por la noche. Después vino la segunda hija, por el poco tiempo que estuvimos en Alemania no llegaron a ir a la escuela”.



Hicieron amigos:


“Las relaciones sociales sobre todo fueron con españoles porque donde vivíamos, éramos bastantes. Con los alemanes, sobre todo me relacioné con las vecinas, la dueña de la casa que vivía en el mismo edificio y otra señora, que vivía enfrente que me cuidaba las niñas mientras yo trabajaba”.



Aunque fueron, sobre todo, a trabajar:


“No asistí a ninguna clase para aprender el idioma, únicamente lo que aprendí en el trabajo y lo necesario para la compra, aunque cuando pusieron el supermercado resultó más fácil. Al principio me costaba hacerme entender, pero la gente alemana fue muy atenta.


Yo creo que nos adaptamos bien y que por parte del país de acogida también hubo un buen trato”.



Y, finalmente, volvieron a España:


“Tenía ganas de volver porque además con el dinero ahorrado habíamos conseguido comprarnos un piso, pero cuando llegamos mi marido no encontraba trabajo y, entonces, sí pensamos en volver otra vez a Alemania. Arreglamos el pasaporte, incluyendo a nuestras dos hijas, pero la oferta laboral no era para la misma fábrica sino para otra en la que el trabajo era más duro, así que no volvimos a pesar de que sí quisimos”.


La historia de Irene formará parte de la de otros españoles que viajaron como emigrantes a los países del Norte Europa y que pretende recoger experiencias de emigración entre la población de distintos países europeos en los años 60 y la influencia cultural de estos movimientos en el folclore europeo actual.



Y la experiencia de estas personas españolas, griegas, turcas, italianas, búlgaras… que emigraron en los años 60 entre los países socios de “Raíces” ha sido el hilo conductor de este encuentro desarrollado en Valladolid dentro del Programa de Aprendizaje Permanente Grundtvig.



miércoles, 11 de noviembre de 2009

I Encuentro TITE Écocitoyenneté en la Isla de Hydra- GRECIA

A primeros de octubre nos reunimos en la isla de Hydra los socios del nuevo proyecto que iniciamos con este curso. Es un proyecto titulado TITE y tiene como objetivo determinar cómo la información y la comunicación puden ayudar al desarrollo sostenible.
La Asociación Cultural Zona Sur (Valladolid-España) trabaja junto a otras seis entidades y asociaciones de Francia, Irlanda, Italia, Portugal, Bélgica y Grecia.
Algunas fotos del encuentro podéis verlas en el álbum web de FeCEAV